miércoles, 2 de abril de 2014

BRECHA

Todas las compañías devuelven la misma respuesta. No. ?Por qué llamamos a esos engendros compañías. Las compañías acompañan. Las empresas no. El hecho es que todas las compañías a las que vamos a dejar de llamar compañías que no son más que engendros de nuestra estupidez devuelven la misma respuesta. No.

No enterarse de lo que pasa en el mundo no te saca del mundo. La distancia con la manipulación abre horizontes de pensamiento. Con la cabeza limpia de saturación informativa explotan universos dormidos. Comienzan a expandirse. Buscan salidas. Abren los poros.

La sociedad de la información es una patraña. Tras la zanahoria de la inmediatez se esconde el palo del control. Total. Cerebros paleados. Y apaleados. Hasta sangrar uniformidad. Hasta quedar sujetos al capricho programado de unos y ceros.

El mundo conectado. Claro que si aceptamos ciudades como mundo. Mira. Ahí delante se ve ya la gran brecha de hormigón. La digital a nadie importa. Tan siquiera a mi. Aun escrito esto.

Disfrutar del sabor olor tacto de los minutos te acerca al mundo. En toda su complicación. En toda su sencillez.

En fin...

No hay comentarios:

Publicar un comentario