martes, 18 de marzo de 2014

VAMOS, QUE NADA.

!Joder! Menudo salpullido. ?Ya quitaste otra vez las ortigas sin guantes?

No. Que va. Creo que son lxs niñxs que me empiezan a producir urticaria.

Anda. No te quejes. Si lo pasas en grande.

?Verdad que sí? Pero, oye, que no. Bueno, a veces. Pero es que resulta que tampoco.

No empieces a enredar.

?Qué enredo? Que sí. Que lxs niñxs. Pero hasta los cuatro años. Que después todo el día con el por qué en la boca. Y ahí te queda el marrón de respuesta. Porque claro, no vas a mentir. Y por otro lado venga a enseñarles a vivir entre mentiras. Y un lío de la hostia, oye. Porque claro venga bien de mensajes contradictorios. Y luego que si bien que si mal que si esto que si lo otro que la profe dijo y fulanito tiene y quiero quiero quiero y tú que no niñx que las cosas cosas son y no importan una mierda y perreta que te crió y otro lío de la hostia porque cómo hacerte con la situación si solo conocen la represión y a ti te da por culo la susodicha. !Venga ya! Están sobrevoradxs. Lxs niños. Como las relaciones sociales en esta imposición de construcción cultural de mierda.

Eh, eh... Frena. Antes te gustaban.

Ah. Muy bonito. Qué pasa: ?no puede uno cambiar de preferencias? ?Acaso te llamé a ti pureta de mierda cuando decidiste que a partir de los treinta la cerveza ya no te gustaba y el vino era la hostia?

Estás bueno tú para llamar pureta a nadie. Que ya vas por los cuarenta campeón.

Sí. Y me sigue gustando la birra de lata. Y a ti el vino de no sé qué uva y no sé qué año. Y no lo sé porque me la pela. Lo uno, lo otro y la cerveza.

Eh, no te pongas borde.

?Qué borde y qué mi padre? Qué sí hombre, que a mi antes me molaban lxs niñxs. Pero ahora me doy cuenta que mientras todavía son seres aleatorios. Sin patrones de comportamiento definidos. Menos aún impuestos por nosotrxs !oh lxs adultxs responsables! Cuando son capaces de pasar de la risa al llanto y regresar al principio en quince segundos y negarlo todo sin pudor y quererte y odiarte en la misma fracción de segundo con la misma intensidad...

Ya, pero te toca bregar con muchas edades.

Ya, he ahí el salpullido.

?Volvemos a empezar?

Para qué. Si no existes y esto solo es una gilipollez para olvidarme del cansancio en un tren. Vamos, que nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario