miércoles, 12 de marzo de 2014

PARA MAYOR GLORIA

Para mayor gloria. Claro lo veo. Bueno. No tanto. Con la claridad que puede quedar tras diez horas sin horizonte. Hoy al menos caerá sobre mi el anochecer. Ahí sí que lo veré claro. Los primeros parpadeos de Orión me servirán una cerveza bien fría. O bien tibia. No me acuerdo sí me acordé de rellenar la nevera. De lata. Eso seguro. Barata. Caprichos del paladar.

Todxs tan guapxs. Todxs tan conjuntadxs. Todxs tan maqueadxs. Qué chaquetas. Qué pantalones. Qué conjuntadito todo. Qué zapatillas. Menudos tacones. Qué repeinados. Vaya poses. Cuántas postales. Paraíso del postureo. Eso es. Vivimos en el paraíso del postureo.

Sella sí que lo verá claro. Rápido se dará cuenta que regreso con ganas incontenibles de jugar con su lazo. Me lo ofrecerá una y otra vez. Con paciencia infinita ante mis ganas infinitas de jugar. Con su lazo.

Claro que todxs con el mismo guapo. Todxs con el mismo maqueado. Todxs con la misma chaqueta. Todxs con el mismo pantalón. Todo en perfecta linealidad conjuntada. Todxs con las mismas zapatillas. Menudos tacones. Qué repeinados tan parecidos. Menudas poses tan similares. Cuántas postales iguales.

Mondo también lo ve claro. No ve nada ya con sus ojos velados. Pero tan feliz a sus catorce ancianos años. Moviendo el rabo despreocupado. Sin saber que cada vez que le llamo puede ser la última. Más allá del posterior recuerdo.

Claro lo veo. El tiempo se aburre en este tiempo uniformado. Pero qué guapxs todxs. Para mayor gloria de los espejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario