martes, 18 de marzo de 2014

DE PÉRDIDAS

Y el tren arranca. Y me aleja de la casa de la compañera...

Cuántos trenes arrancan en una vida. Van alejando personas. Que un día también fueron yo. Que un día también fui ellas.

de la perra del perro de las gatas...

Que un día fuimos nosotrxs. Hasta que ya no regresan. No regresamos.

del huerto...

Y así. Pérdida. Tras pérdida. Aprendemos a relativizar. Están en realidad sobrevaloradas las relaciones sociales tal como las entendemos. Tal como han de ser en esta imposición cultural de mierda.

de los árboles de los pájaros...

Pero nunca a medir las entregas.

de los caminos de las piedras...

Suele quedar de las palabras su vacío. Palabrita de charlatán.

de las horas imperdibles de las horas plenas de las horas muertas del alba del ocaso. Y claro, lo vivo como una pérdida. Cada día. Cada vez. Aun consciente de que todo me espera a la vuelta. Aunque es tan variable ese todo...

No negaré que jode. La decepción de las palabras vacías. Que hay quién marca. Y jode. Y me asusto. ?Por qué no me duele la huella? Aunque rápido me desasusto. Será que aprendemos a perder. Pérdida...

tras pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario