lunes, 4 de febrero de 2013

SEMANA 2. LUNES 20:23 p.m. RESIGNACIÓN.

El andén está vacío. Sólo ocupa mí mente la música que acabo de activar en los auriculares. Y mis pensamientos.

La vaca da cuatro pasos. Para. Gira. Mira a sus tres compañeras de prao. Están quietas. No le quitan ojo. Avanza otros cuatro pasos. Repite varias veces la pauta. De pronto arranca a trotar alegre por la caleya. Atrás deja los cercados. Las varas de avellano dirigiendo su camino. El toro que la montará a capricho de aquel que se dice su amo. "No volveré a parir un filete para tú mesa", parece resonar en el eco que sus pezuñas dispersan por el valle. "Mis tetas dejaran de ser sobadas por tus manos. Acostúmbrate al café solo. Y a tomarlo solo. Que abrí la valla y no tardarán en huir mis compañeras", añade. Continúa la vaca con su trote alegre.

El anochecer está cerca. Lo anuncia cada día orquesta singular de relinchos, mugidos, balidos, ladridos, trinos acelerados, cencerros. Todos al unísono. No vaya a decir nadie que le pilla desprevenido el ocaso. Despiden al sol. Dan la bienvenida a la luna. Todos a una. Siempre me apetece unirme y gritar hasta desgarrar las cuerdas vocales. Una vergüenza estúpida me frena.

Algo altera ahora la melodía caótica. Es el rugido enfadado de un motor. Avanza veloz por la caleya en dirección a la vaca. Se queda paralizada. La vaca. Sus compañeras vuelven a interesarse en la escena. De las tripas del motor sale un paisano. Rodea el cuello de la vaca con una soga. Comienza a caminar tirando de ella. Le sigue sin apenas ofrecer resistencia. De vuelta al cercado. A las varas de avellano. Al semen del toro. A parir filetes. Al café con leche. Entra. Sus compañeras parecen burlarse. Ella mira de reojo. Caigo en que un relincho solitario del caballo solitario que cada día embellece la ladera pone fin a la sinfonía.

Para encima, el tren comienza a detenerse. Una semana por delante de cercados. De vara de avellano...

Pienso en la mirada de la vaca. Veo mis ojos reflejados en la ventana del vagón. Parecen decir lo mismo.

Resignación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario