jueves, 31 de enero de 2013

JUEVES.7:23 a.m. EL JEFE Y LA ALEGRÍA

Las noticias salen de su boca sin pausa. Rebotan contra el andén. No es concebible que alguien pueda subir al artilugio desinformado. Hay que tratar antes todos los temas a tratar. Que para eso son temas. Que para eso tenemos raciocinio. Por el medio reflexiones varias acerca de la condición humana. A veces me gustaría haber nacido pega. Al menos podría volar por los árboles. Dice hoy. Lo une con la barbarie de la fractura hidráulica. Insiste con las dos horas de adelanto respecto al sol. Todo lo riega con torrente de chascarrillos. Que acaban provocando en sí mismo una serie de tres carcajadas. Tres más. No tardan en apoderarse del ambiente. Varixs desconicidxs riendo juntxs. Los adolescentes que también esperan miran con cara de no comprender eso que bus causa tanta gracia tan a la vez a tantxs viejxs.

Todo acaba siendo objeto de burla. Todo nos acaba haciendo gracia. Humor negro como defensa ante el ataque de un próximo minuto opaco. Difícil ver qué hay tras las ventanas del próximo inmediato. En realidad nos estamos riendo de ti como nosotrxs. De cada unx de nosotrxs mismxs. Reímos porque el mundo necesita alegría. Porque la alegría no cabe en una transacción comercial. Se comparte la alegría. Con quién ves infectadx de tristeza. Con quién ves sanx de alegría. Despejadas las brumas matinales con rayos de risa, llega el tren. Cuán distinto avanzar hacia el día con una sonrisa.

El vagón va lleno. Como cada mañana. Olvido los ojos. Fijo la atención en los rostros. Caras tensas. Alguna agresiva. Unas pocas relajadas. En alguna boca asoma una sonrisa.

Estamos llegando. Pienso en la dureza de los rostros. Quizá los suavizaría un jefe de estación como el qué me ha tocado en suerte. Varias noticias. Muchas reflexiones. Chascarrillos. Carcajadas. Pienso además cuál debiera ser la esencia de la vida.

Alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario